Microsoft ha mostrado una buena gama de juegos que están siendo desarrollados para su futura Xbox Series X, que llega a finales de este mismo año. Han sido una serie de vídeos rápidos y cortos que, sinceramente, mostraron muy poco de la jugabilidad. Se vieron una serie de tráileres de juegos que parecían ser muy buenos, pero que, aparentemente, no parecían demostraciones de juego real. Esto no es nuevo, se lleva haciendo desde hace ya unos años, mostrar versiones tempranas de videojuegos que presentan un motor gráfico soberbio, asegurando que es un gameplay del propio juego y, a la fecha del lanzamiento, vemos como se abusa del downgrade, a veces casi inapreciable, a veces muy, muy palpable.

Se hacen evidentes las dificultades que deben de estar teniendo en la transición de generación, especialmente cuando estamos en medio de una pandemia global. Las campañas de márketing son, prácticamente inexistentes y el «E3» de este año está cancelado. Microsoft se prepara para enseñarnos más de su nueva consola y de sus juegos en Julio, y debería ser un buen momento para fijarse en la manera que tienen Sony y Nintendo de presentar sus productos, librándose de escenas cinematográficas deslumbrantes y optando por demostraciones de desarrollo en tiempo real.

Sony mostró Ghost of Tsushima ayer, enseñando un mundo abierto que parece ser increíble, con fecha prevista de lanzamiento el 17 de Julio de este mismo año. La demostración duró 18 minutos y un trabajador de Sucker Punch detalló algunas de las mecánicas del juego y mostró una visión de cómo se ejecutará realmente en una Playstation 4. Microsoft ofrece estos mismos eventos a puerta cerrada para la prensa de forma exclusiva, y rara vez los ofrece al público. Una de las cosas más cercanas a las que hemos llegado con este tipo de demostraciones en los últimos tiempos es a un vídeo de tres minutos llamado «Cinco cosas badass sobre Gears Tactics», llegando a resultar tan rápido en su entrega que realmente no nos guía sobre lo que realmente es jugar al juego.

A menudo es sabido por personas que trabajan, directa o indirectamente, con Microsoft, lo complicado que puede ser cualquier tipo de aprobación por parte de la empresa. Pilas y pilas de burocracia y algún proceso extraño que se deben de cumplir antes de mostrar absolutamente nada. Esto causa unos efectos negativos en todas las facetas de las operaciones de Microsoft.

Microsoft no puede enredarse en el camino que él mismo crea, centrándose en enseñarnos material como si fueran tráilers para la televisión y de estilo E3; debe de buscar algo más directo y detallado, lo que realmente queremos ver los jugadores, el juego. No se sabe por qué a Microsoft no le gusta este enfoque, pero después de la respuesta que ha tenido el State of Play y el Nintendo Direct en comparación con el Inside Xbox, quizá sea hora de que Microsoft se dé cuenta y se ponga en marcha.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios