Microsoft ha mostrado el potencial técnico que algunos de sus juegos serán capaces de lograr. Todo el mundo está soñando despierto con la potencia de las máquinas de nueva generación y el rendimiento que tendrán en todos los juegos que vendrán. Sin embargo, la gente de Phil Spencer ha mostrado parte de la potencia de la futura Xbox Series X en un juego ya lanzado en Xbox One. Hablamos, claro está, de Gears 5, el último bombazo de The Coalition que ha salido muy, muy bien.

Gears 5 fue mencionado como un título que será mucho mejor en Xbox Series X. Desarrolladores de The Coalition dedicaron un tiempo a optimizar el juego y consiguieron que se ejecutara a 100 fps a una resolución de 4K, pero el equipo quiere alcanzar los 120 fps para los modos multijugador, algo que es víable, dado el grado de optimización que lograron en solamente un par de semanas.

Además de todo eso, Microsoft también confirmó que Gears 5 tendrá unos tiempos de carga infinitamente inferiores en Xbox Series X, una cinemática de apertura que se moverá a 60 fps a una resolución de 6K, recuento de partículas un 50% mayor que en la versión de PC, niebla volumétrica…

Todo esto será gratis para los jugadores que ya posean el juego en Xbox One (o lo jueguen en Game Pass) a través de la función «Smart Delivery». No está claro aún cuántos desarrolladores implementarán esta función, pero estamos seguros de que una buena parte de la primera hornada de títulos en llegar a la futura máquina tendrán esta opción.

Recordar que Gears 5 está actualmente metido de lleno en su «Operación 3, Gridirion», con un nuevo modo de juego, Dodgeball, y un puñado de nuevos personajes, nuevas skins y varias correcciones. Y no os perdáis a los hermanos Carmine como personajes jugables, aunque antes tendréis que desbloquearlos cumpliendo los desafíos de sus respectivos tótems o comprarlos en la propia tienda del juego.