Aprovechar el entorno, infiltrarse sin ser detectado, y acción implacable, son las características principales de Werewolf: The Apocalypse – Earthblood. Una experiencia única para cada jugador en base a su estilo de juego, y como decidan estos afrontar la aventura. Desarrollado por Cyanide Studio y publicado por Nacon, Werewolf: The Apocalypse – Earthblood es un juego de acción y de rol emocionante que podría significar el inicio de una apasionante saga. Agradecemos a Nacon España que nos ha proporcionado una copia de prensa del juego para el desarrollo de este análisis.

Un vistazo a su predecesor

Werewolf: The Apocalypse – Earthblood como tal, no tiene un predecesor, pero forma parte de un universo más grande. World of Darkness es un universo extenso, no solo de videojuegos, en el cual podemos encontrar todo tipo de historias y aventuras relacionadas a monstruos. Werewolf: The Apocalypse – Earthblood se sumaría a otros títulos como Vampire: The Masquerade, Wraith: The Oblivion, y a la misma saga de Werewolf: The Apocalypse. Todos juegos pertenecientes a un mismo universo, pero diferentes los unos de los otros; siendo desarrollados y publicados por diversos estudios, además de contar con mecánicas y jugabilidades diferentes. Werewolf: The Apocalypse – Earthblood, como ya mencionamos, es un juego de acción y de rol, mientras que otros títulos en este universo se consideran RPG, o de realidad virtual.

Apartado técnico

Werewolf: The Apocalypse – Earthblood, a pesar de ser un juego con un presupuesto limitado, a nivel técnico está muy bien logrado. Gráficamente es bastante sólido, y se puede apreciar de muy buena manera en los personajes principales del título; el nivel de detalle de estos es sobresaliente, desde el protagonista, en su forma humana y de lobo, hasta los espíritus importantes que conocemos durante la aventura, tomando también en consideración a determinados enemigos y los escenarios del juego. No obstante, el presupuesto limitado se nota gráficamente en personajes, y detalles, con menos peso en la historia, pero aun así, el juego cumple en este aspecto.

La banda sonora es simple, pero efectiva. Sin ser memorable, cumple su objetivo de acompañar de manera acorde lo que sucede en pantalla. Destaca particularmente cuando nos encontramos en combate, aumentando la intensidad de estos. Es discreta y sutil a la hora de infiltrarse, lo que la hace idónea en esos momentos, y cuando las situaciones se vuelven emocionales, se acopla perfectamente a estas.

El estudio desarrollador hizo un muy buen trabajo con el juego. Debido a esto, los bugs en el título son casi inexistentes, y los escasos que pudimos encontrar, no afectan de ninguna manera la partida; algo que es difícil de ver actualmente en el mundo de los videojuegos. Si algo podríamos criticar, sería a la inteligencia artificial y su limitada capacidad de visión, pero entendemos que de no estar programada así, sería imposible avanzar en el juego sin ser descubiertos.

Jugabilidad

Como mencionamos antes, la entrega llega a ser una experiencia única para cada jugador, debido a que, durante la aventura podemos avanzar en determinadas secciones del juego de la manera que encontremos más conveniente. Con nuestra forma humana, podemos aprovechar nuestro entorno y abrirnos paso entre los niveles usando las herramientas que el juego pone a nuestra disposición. Como lobos, podemos infiltrarnos y acabar una por una las amenazas que se presentan sin ser detectados. Y como «Crinos», podemos abrirnos paso hasta nuestro objetivo acabando con todo lo que se ponga en nuestro camino. Dependerá de cada jugador prepararse de la manera que crea conveniente para enfrentarse a las diversas misiones.

Aprovechar nuestro entorno no siempre será suficiente, infiltrarse no va a ser tan fácil en determinadas situaciones, y como hombres lobos no somos invencibles. Deberemos mejorar cada una de nuestras capacidades, y las capacidades del personaje, para poder estar preparados en todo momento. Es un aspecto muy positivo del juego que nos obliga a probar diferentes configuraciones y maneras de jugar para enriquecer la experiencia.

El sistema de combate, aunque no es malo, podría mejorar en algunos aspectos. No existe un comando para protegerse de los ataques enemigos, a pesar de que, los enfrentamientos son un no parar de acción y violencia. La única opción en este caso, sería esquivar, y aunque es efectivo en ocasiones, no termina de ser la mejor alternativa en determinadas situaciones. Toma algo de tiempo acostumbrarse al combate, pero eventualmente acabas dominándolo. Un punto positivo del sistema de combate, es que en ocasiones se siente como uno de esos juegos de acción de antaño, como Ninja Gaiden y Devil May Cry para la Xbox 360.

Historia

El juego nos cuenta la historia de Cahal, un poderoso hombre lobo, en su lucha contra Endron, una poderosa compañía petrolífera, cuya destrucción está asolando el planeta. La historia está definitivamente a la altura, a pesar de ser lineal, está llena de contenido que da más profundidad a su universo, y nos hace especular que el título podría convertirse pronto en una saga. Tomando en cuenta todo lo que aún hay por explorar, y el potencial de dicha historia. Conforme avanzamos en la aventura y nos adentramos en esta, nuevos y más poderosos enemigos se irán presentado, con diseños particulares y complejos que aumentan gradualmente la dificultad del juego. Enemigos con trasfondo, y existencia justificada que entran de manera perfecta en la trama de la historia. Además, la exploración y las misiones secundarias, aunque pocas, ayudan a que nuestro personaje se haga más fuerte subiendo de nivel, y mejorando sus capacidades durante la aventura. Por último, pero no menos importante, las batallas contra los jefes son de muy buen nivel, cargadas de adrenalina, y logran mantener cierta tensión hasta el final.

Duración

La duración de la experiencia de juego puede variar dependiendo del estilo de juego de cada persona. Infiltrarse sin llamar la atención, eliminando uno a uno a los enemigos, definitivamente tomará más tiempo que ir de frente, acabando con todo en un frenesí de destrucción. Analizar los patrones de movimiento de los guardias para avanzar sin ser detectados requiere paciencia. De cualquier modo, hay combates que no podremos evitar, y en ocasiones, será imposible atravesar secciones del juego sin ser detectados. Teniendo esto en consideración, nos atreveríamos a decir que tomaría alrededor de 10 horas completar el juego. Poco más o poco menos, dependerá de la manera en como afrontaremos las adversidades.

Conclusión

Werewolf: The Apocalypse – Earthblood es un título apasionante, con una buena historia, y lleno de acción, pero que te da la posibilidad de afrontarlo desde diversos ángulos. Una experiencia personal y única para cada jugador que vale la pena probar. Juego con una dificultad en aumento que requerirá no solo fuerza bruta, sino que también de ingenio para poder superarlo.

Si te apasionan los juegos de acción de antes, y además, la posibilidad de variar tu modo de jugar para superar adversidades, te recomendamos vivir esta experiencia. Prepárate como mejor creas conveniente para enfrentarte a Endron y salvar el planeta.

Hazte con Werewolf: The Apocalypse – Earthblood ahora.

Lo mejor

  • La exploración se siente gratificante
  • Las batallas contra los jefes
  • Una experiencia personal

Lo peor

  • Algunas secciones del juego se sienten repetitivas
  • El sistema de combate puede mejorar
  • La inteligencia artificial

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios