En el mundo de los videojuegos existen todo tipo de desarrolladores, unos con mayor fama que otros. Pocos son los que no conocen a Shigeru Miyamoto, Hideo Kojima, Hideki Kamiya, John Romero, todos ellos genios y sumamente relevantes en el mundillo. Pero si queremos hablar de extravagancia, probablemente uno de los que más destaque es Yoko Taro. Una persona que va a sus entrevistas portando un casco de uno de los personajes de sus juegos y que ha creado un universo fantástico en sus dos sagas.

Los proyectos en los que Yoko Taro se ha visto involucrado suelen ser poco convencionales. Dos de los más reconocidos entre ellos son las sagas Drakengard y Nier, en cuyas historias, ha fungido como director y escritor. Uno de los temas recurrentes en ambas franquicias son las atmósferas oscuras en las cuales, gusta explorar hasta donde podrían ser capaces de llegar las personas.

La historia de Drakengard está ambientada en un mundo medieval con toques de fantasía oscura, en ella, los dragones tienen una participación muy relevante. Pese a que este título es del género rol de acción, hay partes en las que cambiara a una especie de combates de aviones. Otra de las características del videojuego son los múltiples finales, ya que cuenta con 5, y para poder apreciar el final verdadero, debes terminar el juego cinco veces.

Poder descubrir el final verdadero de la historia de Drakengard es un suplicio, ya que el juego es malo. Bueno, realmente eso se queda corto, la jugabilidad es tosca, y en ocasiones llega a ser muy repetitivo. Sin contar el problema de los controles y caídas de frames. Siendo la trama del videojuego lo que más destaca y la razón por la que este título llegó a ser reconocido como uno de culto. El culmen de la aventura es bastante agridulce y dejó poco satisfechos a quienes lo jugaron y sufrieron para llegar a él. Aunque a su vez, abrió la puerta a una nueva saga en un giro completamente inesperado.

Drakengard 2 es una secuela que pocos consideran como canon, debido a que no fue dirigida por Yoko Taro. Mientras que la tercera parte de la saga es una precuela, con una trama igual oscura, y requiere el mismo método para poder obtener el final verdadero. Los sucesos de la última entrega en la trilogía no conectan directamente con la primera, pero, sí aclara algunos puntos del primer juego. Aunque también palidece de los mismos problemas de su predecesor.

La otra saga en la cual ha participado este controvertido director es Nier, la cuyo argumento comenzó con Nier: Replicant para oriente y Nier: Gestalt para occidente. El primero fue exclusivo de PlayStation mientras que el segundo pudo disfrutarse solamente en consolas Xbox. Esta nueva franquicia nace a raíz del final del primer Drakengard conectado así de forma inesperada ambas historias. El cambio más relevante entre las dos ediciones es que el protagonista en Japón es hermano de Yonah, personaje sobre quien gira la trama. Mientras que en Gestalt, es su padre.

La historia en Nier vuelve a ser lo más destacable del videojuego, siendo esta vez el género predominante de este es el Hack and Slash. Al igual que en otras entregas en las que participó Yoko Taro, la jugabilidad irá cambiando respecto al escenario y el terminar el juego cierto número de veces para poder apreciar el culmen verdadero de la trama se repite. Aunque también se agregan otros requisitos como el obtener todas las armas.

El universo de Nier da comienzo debido a una extraña enfermedad incurable, está proviene del mundo de Drakengard. Ya que, los protagonistas y el final boss viajan a una tierra alternativa en el cual se desarrolla la última batalla. Esto provoca una serie de sucesos que ponen en jaque a la humanidad.

Hasta ahora, hemos hablado de juegos recibidos gratamente en Japón, aunque en el resto del mundo pasaron desapercibidos. Eso cambió con la llegada de Nier: Autómata. Este videojuego fue encargado por parte de Square Enix al equipo de PlatinumGames los cuales pusieron dos condiciones: Yoko Taro debía ser el director, al igual que tendría que estar presente en la producción del título.

Con PlatinumGames como desarrolladores del gameplay y Yoko Taro en el puesto de director y escritor, Nier: Autómata fue un juego redondo. La trama de este se ambienta muchos años después de su precuela y gira alrededor de los androides 2B y 9S. Pese a que el argumento es sumamente distinto a la de su predecesora, hay ciertos guiños que hacen referencia a la historia del primer título en la saga. En el, la humanidad se ha recluido en la luna debido a una invasión alienígena, mientras los androides enviados a luchar contra los invasores en pos de recuperar la tierra. Aquí, uno de los temas recurrentes es el existencialismo.

El universo de Yoko Taro sin duda es uno de los mejores a nivel argumental, pese a que le sea reconocido por pocas personas. Uno de los motivos de esto es lo malo que son la mayoría de sus juegos jugablemente. Quienes han disfrutado de sus títulos, vivieron un suplicio para poder terminarlos, aunque a término personal, considero que vale la pena el esfuerzo.

En unos días, podremos disfrutar de Nier Replicant ver.1.22474487139, el cual es un remake del original. El juego será distribuido por Square Enix y desarrollado por Toylogic con la ayuda de personal clave en PlatinumGames. El videojuego verá la luz gracias al buen recibimiento de Autómata. El único deseo que tenemos los fans de la saga es que esta vez, la jugabilidad mejore y así tengamos la versión definitiva de este título de culto. De forma personal recomiendo la saga Nier sin problemas, mientras que Drakengard es un franquicia poco accesible para personas con poca paciencia.

Si no quieres perderte de más artículos como este, síguenos en nuestras redes sociales de Twitter e Instagram.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios