Take-Two es una de las empresas con más importancia en el sector de los videojuegos. Si no te suena esta empresa estadounidense quizás sí te suenen Rockstar Games o 2K Games, ambas propiedad de la gran Take-Two. Pues bien, hoy conocemos que otra desarrolladora se une al plantel de Take-Two, Codemasters.

Los chicos de Codemaster son los papás y mamás de sagas como DiRT o GRIND. Todos los juegos que desarrollen pertenecerán a Take-Two a partir del 31 de marzo de 2021, fecha en la que Codemasters estará bajo su control completo. Todo ello por la friolera cantidad de 980 millones de dólares.

Y es que todo esto no es algo que nos pille de sorpresa, hace tiempo que ya se escuchaban rumores sobre esta compra. ¿Qué opináis de este negocio por parte de Take-Two? Viendo el éxito cosechado por DiRT 5 no es de extrañar que empresas más grandes, como Take-Two, se interesarán por Codemasters. El equipo de la desarrolladora seguirá tal y como está pero, según Take-Two, su presencia en la distribución beneficiará a ambos.

«En Take-Two consideramos que podemos aportar beneficios al rendimiento de Codemasters a través de la red de distribución global de la compañía y la experiencia operativa de 2K en la publicación, incluyendo operaciones en vivo, analíticas, desarrollo de producto y marketing de marca y rendimiento»